sábado, mayo 24, 2008

De un tirón


De un tirón

venía sucediendo
él y su saco a cuestas
cada lata / un diamante
cada resto de aguardiente
el saborear del olvido
en las mesas de la pollera
-las sobras de algunos-
el festín de su estómago




venía sucediendo
ya no cabían bajo el puente
la luna no se atisbaba entre las ranuras
del concreto resquebrajado
por el tiempo / uso


una gandola pasó
se escuchó el estruendo
tembló la tierra
-no hubo tiempos de gritos-
se desparramó el saco de los diamantes






Migdalia B. Mansilla R.
Fecha: al mirar bajo los puentes y sentir ese dolor de despojarse de todo.
Mayo 23 de 2008

10 comentarios:

Catalina Zentner dijo...

Captaste con mirada sensible el mundo subterráneo donde conviven marginación y dolor.
Un poema testimonial de aquellos que no pasan inadvertidos.

Abrazos,
Catalina

M@R dijo...

somos ciegos ante tanta miseria y vos con unas letras lo dijistes todo,,,
una triste y cruel realidad,,,

abrazos,,,

andreas dijo...

tu corazón sensible late en tu pluma...que siempre testimonia el dolor y la tristeza de quienes luchan por tener su"lugar en el mundo"...muy buen poema...Mig

besos desde mi lugar

andreas

Anónimo dijo...

Siempre das con las palabras exactas, brillantes... tanto para expresar cosas bellas como tristes.
Mariona

Elisabet Cincotta dijo...

La riqueza, la lujuria y hasta la avaricia puestas en este poema bajo la demostración de que nada es eterno.
Excelente!!!
Elisabet

Anónimo dijo...

tu poema estremece e interpela, enfrentándonos a valores que no muchos consiguen sostener.
Un beso

[^Italian_Angel^] dijo...

Que extraño.. pensar que cada uno tiene una concepcion distinta de su fortuna...
Y que triste pensar que cualquiera puede perderla tan facilmente.

Se que no era la idea de este poema pero me hizo pensar en eso.

De todas formas me encanto como describiste esa personalidad que, lamentablemente, todos hemos visto, que, como dijo alguien que firmo tambien, no pasan inadvertidos y a la vez tienen tantos ojos que finjen ser ciegos pasando por enfrente.

Una vez escuche a un hombre por la calle decirle a un señor (con traje y corbata que subia a un auto bastante lujoso) que a pesar de que el dormia envuelto en periodicos, la verdadera miseria la tenian otros hombres, que tenian vacio el corazon..

No lo olvidare nunca.

HologramaBlanco dijo...

Sobre la tierra, en su infierno,
camina entre las sombras, entre los restos,
perdiendo su centro, su cuerpo,
desgarrando su ropa, su piel y su tiempo
amaneciendo sin casa, sin templo, sin mañana,
es un punto negro dentro de un lienzo blanco
una gota de barro en un desierto.
Hologramablanco

Venía sucediendo y sucede desde siempre, esta desgracia que existan personas que padezcan el hambre, la calle, la intemperie, las inclemencias climáticas, el destierro, el olvido y la indiferencia. Esta forma que tenemos de vivir, de ser es en parte culpable de todo lo que ocurre en este mundo tan denigrado. Somos cómplices del desatino, la ignorancia, el menosprecio, la desidia, la marginalidad y sobre todo, somos egoístas y ese egoísmo es culpable de casi todos los males. Lejos de nosotros, pero tan cerca que hasta casi están dentro nuestros, viven ellos, los marginales, los excluidos, los que perdieron (por culpa de ellos o de el resto) su camino dentro del sistema, y hoy deambulan como pueden por las calles vacíos de todo. Como bien aclaras Mig, lo que para algunos significa poco, para otros puede significar mucho, sobre todo en este mundo de diferencias y calamidades, donde las clases, las opulencias, las carencias son tan grandes, si se destinara la plata que se gasta en Europa para alimentar a las mascotas del continente, se podría alimentar a los hambrientos del mundo, no hay nada contra los animales (todo lo contrario), pero la realidad en que vivimos tiene estos trágicos juegos, donde siempre se elige por cosas que no ayudan a los que mas necesitan, donde una persona que trabaja dignamente puede gastar su dinero, justamente, en un auto de 50.000 dólares y tomar vacaciones en alguna isla paradisíaca por unos 2.500 dólares, mientras cientos de miles vivirían casi todo el año con esos 2.500 y podrían disponer de un techo digno con esos 50.000 dólares.
¿Por qué alguien debe sobrevivir con las sobras que les entrega a duras penas esta tierra tan desigualmente explotada, dividida y disfrutada? Pero más allá de la respuesta que pueda darse, cada vez son mas los pobres, son mas los desplazados, son más los que sufren cada día y cada noche la condición que les toco en suerte. Porque tantas personas deben pagar las cuentas, los lujos y los errores de otras personas que les son desconocidas, más aun, ¿Que tiene que ver los niños en todo este delirante producir constante y denigrante? Y cada vez hay mas niños dando vueltas en las calles.
Que la muerte no sea para ellos su única salida, su único cambio posible. Nosotros tenemos mucho que ver, a la hora de comprar en una tienda, de votar a un político, de elegir una compañía, somos responsable del mundo en el que vivimos, por mis tierras, la argentina, suele utilizarse una frase lamentable, para una época lamentable, cuando el mal llamado proceso (dictadura militar sucedida en el 76´) se llevaba a alguien (y luego desaparecía) para interrogar, la gente en las calles, los vecinos en las puertas de sus viviendas, los que miraban los noticieros cómodamente en el sillón de sus casas, los que leían el diario tomando un café, solían decir: “…algo habrán hecho…”, por eso se los llevaban. Bueno, los pobres no son pobres porque quieran, son el resultado de muchos desaciertos, ojala podamos hacer algo mas que compadecernos de ellos, o darles nuestras sobras o alguna limosna, ojala no miremos para otro lado y justifiquemos su realidad diciendo que algo habrán hecho para tener lo que tienen, no digamos deberían haber estudiado; o deberían buscar un trabajo, porque trabajo hay en todos lados, son ellos los que no quieren trabajar; ni digamos que el problema es del ministro de economía, o de la globalización, o de algún huracán o de un tsunami. Nuestro compromiso con la humanidad debe ser más profunda.

Es hermoso tu poema Migdalia, realmente has podido describir y expresar una realidad tan dolorosa, tu poema es una excelente demostración de esta realidad que a muchas personas molesta. En tus palabras se logra captar la realidad de todos aquellos que padecen esta forma de vida. Conmueve realmente. “Se desparramo el saco de diamantes”, ojala no existan personas que deban juntar una y otra vez latas para sobrevivir en la tierra, que deban arroparse por las noches con papeles de diarios, con cielos razón que sean las estrellas o el asfalto de algún puente o alguna autopista.

Ahora para seguir pensando voy a dejar una canción conocida, de un poeta muy conocido y un músico aun mas conocido:

Letra de Mario Benedetti - Música de J.M. Serrat
Con su ritual de acero
sus grandes chimeneas
sus sabios clandestinos
su canto de sirena
sus cielos de neón
sus ventas navideñas
su culto de Dios Padre
y de las charreteras
con sus llaves del reino
el Norte es el que ordena

pero aquí abajo, abajo
el hambre disponible
recurre al fruto amargo
de lo que otros deciden
mientras el tiempo pasa
y pasan los desfiles
y se hacen otras cosas
que el Norte no prohibe.
Con su esperanza dura
el Sur también existe.

Con sus predicadores
sus gases que envenenan
su escuela de Chicago
sus dueños de la tierra
con sus trapos de lujo
y su pobre osamenta
sus defensas gastadas
sus gastos de defensa.
Con su gesta invasora
el Norte es el que ordena.

Pero aquí abajo, abajo
cada uno en su escondite
hay hombres y mujeres
que saben a qué asirse
aprovechando el sol
y también los eclipses
apartando lo inútil
y usando lo que sirve.
Con su fe veterana
el Sur también existe.

Con su corno francés
y su academia sueca
su salsa americana
y sus llaves inglesas
con todos sus misiles
y sus enciclopedias
su guerra de galaxias
y su saña opulenta
con todos sus laureles
el Norte es el que ordena.

Pero aquí abajo, abajo
cerca de las raíces
es donde la memoria
ningún recuerdo omite
y hay quienes se desmueren
y hay quienes se desviven
y así entre todos logran
lo que era un imposible
que todo el mundo sepa
que el Sur,
que el Sur también existe
Que consigamos también que todos sepan que los pobres existen, que ya no solo el norte es responsable, sino también todos nosotros.

Un beso grande para ti, gracias por compartir esto y como ya le puse a Abril y a Mia, gracias por exponer, reflexionar y compartir estas palabras. Un lugar primoroso el que tienes. Y como siempre, un saludo a todos los demás que estén leyendo este comentario.

Angela Teresa Grigera dijo...

Migdalia te leía en un foro que compartiamos ya hace mucho tiempo, como me fui de alli te perdí el rastro, te reencontré desde el rincóncito de Catalina, ha sido un placer inmenso volver a leerte, me permito enlazarte.

Anngiels

www.enmemoriadetuamor.blogspot.com

julia del prado morales dijo...

Hola Mig, me gusta tu poema, de tipo social, muy intenso y veraz. Abrazos, Julia