miércoles, junio 17, 2009

Al acecho







Al acecho

una caricia sentí en la piel desnuda
por las ranuras de la angustia
se colaba un haz de luz
mi cuerpo agradecido se envolvió en ella
sonreí –fui libre-
hacía tanto en las horas del tiempo
que deambulaba enloquecida
guiñándole a la vida
la renuncia de mi libertad



Migdalia B. Mansilla R.
Fecha: mientras mi alma se libera de la gran equivocación.
Junio 17 de 2009

1 comentario:

Jorge Luis dijo...

Así vale la pena Hada querida, el acecho. Son tu letras rayos de luz que nos iluminan nuestro andar por las palabras. Sos grande.

Besos,


Jorge Luís