jueves, junio 14, 2007

Tercera carta para ti


Mi querido: 


Aún retumban en mis oídos los cascabeles de tu risa, la que ha alegrado esta mañana, precedida de sombras extrañas y voces que susurraban mi nombre sin saber de dónde venían.

Llegamos al primer viernes de este mes de mayo. Superados los primeros escollos de un reajuste necesario en la vida de quienes fuimos algo más, que un soplo en la brisa. El sol ilumina las hojas de los árboles, brilla el rocío diamantino en cada una de ellas. Cantan los pájaros la sinfonía de infinitas melodías, canta la vida, sigue el hilo del destino tejiendo nuestros caminos.



Quiera Dios y pongamos empeño, en que lo que ha de ser, ¡sea!, y, que lo que hemos de lograr con amoroso deseo, lo logremos, quizás, en un devenir ignoto, el mismo que con bases firmes se ría el comienzo de una relación eterna...


Espero sigas bien de salud, siempre, que nada turbe tu andar, que todo acomodes y que todo te sea dado.


En mi sincero amor, besos,


Migdalia Beatriz

Mayo 04 de 2007

3 comentarios:

Mariona dijo...

¡Melancólica, romántica y bella carta! Mariona

Ariark dijo...

Simplemente... hermoso...
todo...






Lrd Rrk

Edurne dijo...

Muy hermosa la tercera carta, ya he leído tambieén las otras. Un abrazo.